MEETING a ALBERTO SABINA


ALBERTO SABINA

Creación Escénica

NOMBRE: Alberto Sabina Serrano


NACIMIENTO: 11 de junio de 1990


CIUDAD DE RESIDENCIA: Madrid


OCUPACIÓN ACTUAL:

Director de escena (Parado) Escritor (Frustrado)


WEB: @alb_sabina


¿En qué momento empezó a interesarte el arte?

“Desde que tengo uso de razón, siempre quise ser un gánster” Con esa frase Ray Liotta empieza, “Goodfellas” de Martin Scorsese. Yo podría decir lo mismo o algo parecido. Me gustaba mucho jugar con mis muñecos y montarme historias que nada tienen que ver con una persona que no sea aspirante a psicópata. También veía muchas películas de todos los estilos, mis padres no se cortaban un pelo, ellos tendrían un dialogo parecido a este:

Papá: Oh joder, están echando Alien en la tele, quiero verla. Mamá: No puedes poner eso, al crío le va a dar miedo. Papá: Que le den, ya se asustará y se irá. (Dos semanas sin dormir estuve.)

Así que a partir de ahí fui perdiendo el miedo a bastantes cosas y a interesarme por ver las películas de otra manera, ya que tenía unos VHS limitados.

Lo del teatro vino después, empecé en el instituto. Fue como una llamada divina, muy parecida a la que tiene que tener una persona que se dedica a escalar montañas: La gente pensará que estás loco o eres un pobre imbécil, pero es la adrenalina la que llama. No lo puedes evitar.

Cinco palabras que describan tu estilo.

Mi estilo se define más por onomatopeyas, pero lo voy a intentar:

Sucio, cínico, sencillo, cercano y adaptable.


Cuando empiezas un proceso creativo de un nuevo proyecto, ¿Qué sueles hacer? ¿Cual es tu punto de partida?

El caos puro y duro. Una avalancha de ideas y mierda que se mezclan y que se van disipando conforme se avanza en estudio y practica sobre el proyecto. Por eso me gusta rodearme de un buen grupo de profesionales, en los que poder apoyarme y viceversa, sin el equipo solo soy puro tormento. Pero si hay algo que me gusta definir desde el inicio es el estilo de expresión de la obra, la puesta en escena, en qué tipo de mundo se moverá, supongo que como todos.


¿Cuales son tus influencias?

Realmente la gente con la que he compartido mi vida: desde las telenovelas de mi abuela, hasta los colegas fumetas de mi primo que me invitaban a un porro. A veces me ha influenciado más el cuarto de baño de un bar que toda la filmografía de Amenábar. Pero sobre todo mis amigos y amigas, he tenido la suerte de compartir generación con grandes artistas de todos los ámbitos.

Pero para tener referencias generales conocidas: Pasolini, Bretch, Lispector, Leone, Sarah Kane, La polla records, Eloy de la Iglesia, Arianne Mouschkine...

Proyecto o pieza que recuerdes con cariño dentro de toda tu trayectoria.

Monté “Phaedra´s Love” de Sarah Kane en tercero de carrera y es de los procesos, tanto internos como externos, más hermosos que he tenido. Pero también quiero dejar reflejado que junto con mis compañeros de clase de cuarto de la carrera, hicimos una lectura dramatizada el día del teatro que solo faltó que nos bajaran con escopeta del escenario. La chapa que dimos fue muy grande, eso sí, es un recuerdo con ellos maravilloso.


¿Dónde estas cuando no haces arte?

Pues puede que consumiéndolo o estudiando algo. También puedo estar tomándome unas cervezas con mi gente. Aunque lo que he tenido que hacer muchas veces, como muchas personas, es trabajar de otra cosa: conserje, camarero, conductor…

¿Qué te traes ahora entre manos con respecto a tu trabajo?

Pues estoy ahorrando para adquirir una AK-47 y liarme a tiros. Pero mientras estamos intentando retomar un par de proyectos que estaba dirigiendo antes de la cuarentena: “Matar Cansa” de Santiago Loza, que se iba a estrenar en el Teatro Kamikaze con Jaime Lorente y “La Furia”, que es una adaptación de “La fierecilla domada” de Shakespeare que estábamos a punto de empezar a ensayar con Vértice Pro. Y a punto de iniciar “Mi padre es un hombre” con Traspasarte.


RECOMENDACIÓN:

Una escultura que me folló la mente: Éxtasis de la beata Ludovica Albertoni de Bernini



¡GRACIAS ALBERTO!


0 vistas